Alfredo Di Stefano: La Saeta Rubia

Alfredo Di Stefano

En 1949, Colombia vería a uno de los jugadores argentinos que con el paso de los años se convirtió en uno de los fichajes más importantes y queridos por la afición albiazul, en Colombia; los hinchas de River, en Argentina y los del Real Madrid, en España: Alfredo Di Stefano.

Alfredo Stéfano Di Stéfano, nació en Buenos Aires, Argentina, el 4 de julio de 1926, en una humilde familia, en uno de los sectores populares de la capital gaucha, lugar desde donde, a muy temprana edad, conocería el fútbol y empezaría su trayectoria futbolística en equipos locales como el Club Social y Deportivo Unión Progresista en 1940.

Con un paso triunfal por el River Plate de Argentina entre 1945 a 1949, equipo donde conquistó el torneo local de 1947 y del cual, se consagraría como máximo goleador con 27 anotaciones, dianas que fueron suficientes para recibir el llamado a la Selección Argentina y conquistar el suramericano de Guayaquil.

Con esto, Di Stefano se perfilaba como una de las grandes promesas del deporte argentino y en ese país fue visto con bueno ojos, a tal punto que empezó a generar grandes expectativas para conquistar títulos internacionales con su selección.

Lea también: Equipos de época – Azul y Blanco vestirá Bogotá, Millonarios 2017

Ya en Colombia, Di Stefano miraría junto con varios jugadores argentinos, en lo que algunos tratan de llamar La cruzada argentina” o la “Época del Dorado”, que hizo que muchos jugadores de la “tierra del tango” llegaran a Colombia a hacer parte de una de las ligas con mejores jugadores en Suramérica para la época del 50.

Di Stefano ficharía por el Millonarios F.C, equipo que contaba con jugadores de la talla de Adolfo Pedernera y Julio Cozzi, en lo que sería conocido en la historia como “El Ballet Azul”, debutó el 13 de agosto de 1949, partido en el que aportó dos tantos a la goleada 5-0 al extinto Deportivo Barranquilla.

Durante su paso por el equipo bogotano, “La Saeta Rubia”, como se le empezó a apodar, conquistó cuatro títulos con el club embajador y, así mismo, se consagró como goleador del campeonato nacional en dos ocasiones.

Ya en 1952, el club embajador fue invitado a participar en un evento junto al Real Madrid de España, en este se celebraban los 50 años del club merengue y era una gran oportunidad para que “La Saeta Rubia” fuera observada en el Estadio Real Madrid Fútbol Club, estadio donde el mismo Santiago Bernabéu puso sus ojos en el argentino, en un partido en el que el “Balet Azúl” se quedaría con la victoria 2-4.

Con la demostración de fútbol que el argentino dio en España, era más que seguro que Di Stéfano llegaría, tarde o temprano, al club merengue, gracias a la estrecha amistad que Alfonso Senior, presidente del Club Los Millonarios y Santiago Bernabéu entablaron luego del campeonato invitacional de 1952.

Millonarios, de la mano de Alfredo Di Stéfano, conquistó la Pequeña Copa Mundial de Clubes, en 1953, y se logró por fin el paso del argentino al Real Madrid español, equipo en el que su trabajo durante casi 11 años, como un jugador insigne de la institución.

Con la llegada de Alfredo Di Stéfano al Real Madrid, se terminaría la hegemonía de su rival histórico, el Barcelona F.C y en su debut oficial, el 27 de septiembre de 1953, el 9 merengue, convirtió uno de los goles del 4-2 frente al Real Racing.

En la trayectoria de Di Stéfano por el cuadro merengue, este se consagró y consiguió levantar ocho títulos de liga y una Copa España, en lo que fue considerado para muchos, como el ascenso del club madridista y la consagración futbolística de Alfredo Di Stefano.

El crecimiento profesional del crack argentino fue tal que, cuando se creó la Copa Europa, el club merengue con Di Stéfano a la cabeza, lograron conseguir cinco de estos títulos de manera consecutiva, lo que les permitió ser el equipo revelación en Europa, además de lograr levantar el balón de oro en dos ocasiones y ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo.

Di Stéfano, quien tiempo más tarde recibiría la nacionalidad española, jugaría en el club merengue hasta 1964 y tendría un corto paso por el Españyol de Barcelona hasta 1966, año en el que el argentino bajaría el telón de su carrera futbolística.

De astro del fútbol a técnico

Tras su retiro, Di Stéfano se dedicó a ser director técnico en varios equipos a nivel internacional entre los que destacan su dirección técnica en el Real Madrid en dos ocasiones y su paso por Argentina en el River Plate y el Boca Juniors.

Alfredo inicio sus labores técnicas en el Elche en 1967 durante una temporada, posterior a esto, se da su primer paso en Argentina dirigiendo al Boca Juniors en 1969 y retorna a España a dirigir al Valencia durante cuatro temporadas.

Su retiro definitivo se da en la temporada 90-91 con el Real Madrid, año en el que el cuadro merengue consigue la Supercopa de España de la mano de Lopetegui, quién años más tarde también se convertiría en entrenador.

El legado Alfredo Di Stefano

En el 2000, el Real Madrid toma una de las primeras decisiones para rendir homenaje al exjugador merengue y la junta directiva concluye que Di Stéfano debe ser nombrado presidente honorífico del club y ser facultado para recibir el título que se le otorgó al club como el Mejor Equipo del Siglo XX, otorgado por la FIFA.

En 2006, luego de una afección cardíaca, el Real Madrid nuevamente toma otra iniciativa para rendir homenaje a Di Stéfano y llegan a un acuerdo en una de las reuniones de la junta directiva, que el estadio que iba a ser inaugurado para el Real Castilla llevaría el nombre de Estadio Alfredo Di Stéfano.

Di Stéfano fallece el 7 de junio de 2014, por un paro cardíaco, posterior a su cumpleaños número 88. Para efectos del proceso de velación, el club español se encargó de las honras fúnebres y habilitó el palco especial del Estadío Santiago Bernabéu para que el exjugador fuera velado en cámara ardiente.

Además de los honores rendidos por el Real Madrid, la FIFA otorgó a Di Stéfano un premio y un homenaje a su trayectoria futbolistas durante el siglo XX.

Por: John Carrillo