Sabina Mazo arranca con victoria en la UFC

El pasado sábado 17 de agosto, la antioqueña Sabina “The Colombian Queen” Mazo se midió en un duelo frente a la norteamericana Shana Dobson en la UFC 241, donde Sabina tendría la oportunidad de redimirse de la derrota que tuvo en su debut en la máxima competición de las artes marciales mixtas.

Sabina ya empieza a dejar su nombre en la historia de la UFC (Ultimate Fighting Championship), pues es la primera mujer colombiana en llegar a la categoría más alta de esta modalidad de pelea. En la edición 241 del certamen, el combate estelar sería entre el actual campeón Daniel Cormier, y el excampeón Stipie Miocic; pero fue la joven, que se crió a la las afueras de la ciudad de la eterna primavera, quien daría mucho de qué hablar.

Lea también: ´Juanfer´Quintero nominado al premio Puskas 2019

Su rival no era para nada fácil, una veterana del circuito que no iba a dar su brazo a torcer, Sabina tenía que demostrar que, a pesar de solo tener 21 años, su entrenamiento y dedicación la llevarían a lo más alto. El encuentro empezó y la antioqueña no se hizo esperar, su agresividad dio resultado cuando logró acertar una patada en el abdomen lateral de su contrincante, dejándola desorientada y con la guardia baja para empezar a rematar con una secuencia de golpes demoledores.

En el segundo asalto, la colombiana salió con más confianza y acertó una gran cantidad de patadas letales, las cuales le empezarían a dar la victoria en contra de su oponente. Hasta que llegó el tercer round, el momento decisivo para liquidar el combate, los rodillazos de Sabina impactaron en la cabeza y el cuerpo de Dobson, y en el último descuidado de la norteamericana, Mazo logró acertar una patada que noqueó a su rival

Terminada la pelea, los jueces dieron a conocer la votación que fue unánime a favor de la colombiana con marcadores de 30-24, 30-25 y 30-25, sin lugar a dudas, un gran paso para el deporte colombiano, para la carrera de “The Colombian Queen” y un ejemplo de que el éxito se consigue con perseverancia.

Por Santiago López 

You may also like...