Antes de su muerte, Emiliano Sala y el piloto estuvieron expuestos a altos niveles de monóxido de carbono

Nuevos detalles del accidente que acabó con la vida del futbolista Emiliano Sala y piloto David Ibbotson, el pasado 21 de enero, revelan que el avión en el que viajaban estaba lleno de monóxido de carbono, esto se ha comprobado por lo hallado en el cuerpo del futbolista. 

Lea también: Julián Capera y el periodismo deportivo

“Análisis toxicológicos descubrieron que el pasajero presentaba un nivel de saturación elevada en COHb (producto que combina monóxido de carbono y hemoglobina)”, declaró la oficina de investigación británica de accidentes aéreos (AAIB) en un informe especial. 

Los exámenes realizados a Sala presentaba una tasa de saturación en carboxihemoglobina (COHb) del 58 por ciento.  Según precisó la AAIB “Un nivel de COHb de 50 por ciento o más en un individuo con buena salud es generalmente considerada como potencialmente fatal” 

Con la nueva información suministrada, se encuentra la posibilidad de que Emiliano y el piloto hubieran quedado inconscientes antes del accidente debido a la cantidad de COhb presente en la sangre del cuerpo del jugador argentino. 

La investigación de la AAIB lleva 205 días y tienen previsto publicar un informe final de su investigación. 

Emiliano Raúl Sala era un jugador de futbol nacido el 31 de octubre de 1990 en Cululú, Argentina. Fue noticia el pasado 19 de enero por su traspaso al Cardiff City de la Premier League. Después de despedir a sus compañeros del Nantes, de regreso, encontró la muerte en un siniestro aéreo sobre el Canal de la Mancha.

Por Juan Pablo Sánchez

You may also like...