Atletismo y discapacidad: una carrera sin límites

atletismo El atletismo es considerado el deporte organizado más antiguo del mundo, teniendo como referencia su primera competencia oficial en el año 776 A.C. En dicha oportunidad, se hizo una competencia en Grecia y desde entonces, se realiza esta disciplina tanto a nivel competitivo como recreacional. Con el pasar de los años este deporte ha crecido y se ha perfeccionado, lo que ha aumentado considerablemente el número de personas que lo practican. Por ejemplo: atletas de alto rendimiento, adultos mayores, jóvenes enérgicos, e incluso, personas con discapacidad.

Las personas con discapacidad han adaptado algunos detalles del deporte y su reglamento para poder practicarlo. Lo modifican mínimamente según la capacidad funcional del deportista. Los avances en la tecnología y la dedicación de los atletas son los principales factores que permiten su inclusión en el deporte. Algunos compiten con sillas de ruedas, otros con prótesis, y los deportistas con discapacidad visual compiten con un guía.

Los primeros deportistas que disputaron una competencia oficial de atletismo adaptado fueron personas con discapacidad visual a principios del siglo XX. Posteriormente, en Alemania algunos militares con grandes lesiones ocurridas por su participación en la guerra empezaron a practicar el deporte como método de rehabilitación. La primera competencia oficial para los atletas con discapacidad física se remonta al año 1952. En esa fecha se disputó en Stoke Mandeville (Inglaterra), en el marco de los Stoke Mandeville Games, la primera carrera de sillas de ruedas organizada para los veteranos de la Segunda Guerra Mundial.

Lea también: Tenis en silla de ruedas: rodando por un sueño

Desde entonces, todas las discapacidades se han organizado para competir en las diferentes ramas del Atletismo. La primera edición de estos juegos se realizó en Roma, en 1960. Desde ese momento, el atletismo ha sido una de las principales disciplinas de dicho certamen. Nuestro país empezó a participar en ellos desde los Juegos Paralímpicos del 2000, realizados en Sídney – Australia. Desde esa edición, hasta la actualidad, Colombia ha ganado un total de 21 medallas: dos de oro, seis de plata y 13 de bronce.

Este deporte abarca una gran cantidad de pruebas que derivan del mismo. Por ejemplo: salto, lanzamiento y velocidad, siendo estas las modalidades más conocidas. Igualmente, se puede practicar de manera individual o por equipos, en pista cubierta o al aire libre. Pero para llegar a ser un atleta de alto rendimiento, se necesitan más que buenas intenciones, asegura Jaime Altamiranda, entrenador de la Liga de Atletismo de Bogotá. Según él, para llegar a la elite del atletismo se necesita: “disciplina, ganas y una vida de dedicación”.

atletismo

Económicamente hablando, esta disciplina es rentable para el deportista, siempre y cuando, obtenga resultados deportivos y los ratifique en cada competencia que dispute. Las ayudas que reciben los atletas pueden variar desde un apoyo de transporte, hasta ingresos mensuales que permiten al atleta dedicarse 100% a esta actividad. Del mismo modo, si el deportista no cumple con los objetivos trazados, no asiste a los entrenamientos y no se le ve una buena proyección a futuro. Aquellos apoyos económicos se le retiran totalmente.

Lea también: Fútbol 5 para ciegos, mirando el deporte desde otra perspectiva

Por último, vale la pena resaltar los beneficios para la salud que trae practicar este deporte. Ya sea a nivel competitivo o recreacional, el atletismo influye en diversos aspectos importantes para tener una vida sana. Por ejemplo, previene la diabetes y la obesidad, aumenta la masa muscular, favorece el sistema cardiovascular y en el caso de las personas con algún tipo de discapacidad, incrementa su movilidad y autonomía.

Por Jefferson Ramírez

You may also like...